Unidad 2 – La Tierra (GªHª)

Visitas de hoy: 2
Total de visitas: 21541

LAS CAPAS DE LA TIERRA

Estructura de la Tierra

En el estudio del interior de la Tierra, podemos encontrar varias capas:

El núcleo:
Es la capa más profunda y tiene un espesor de 3475 km. En él se genera el campo magnético terrestre. Éste se subdivide a su vez en el núcleo interno, sólido, y el externo.
Núcleo Externo: llega desde el límite con el Manto hasta los 5.100 km de profundidad. Es de carácter metálico y muy denso. Está formado por hierro, níquel y azufre. Y debido a las condiciones de presión y temperatura se encuentra en estado líquido.
Núcleo Interno: ocupa la esfera central de la Tierra. Es metálico, formado también por hierro y níquel. Su temperatura puede superar los 6.000º C, se encuentra en estado sólido. Es la capa más densa de la Tierra.

El manto:
Llega desde la Corteza hasta una profundidad de 2.900 km. Está formado por materiales más densos que los de la Corteza (predominio de hierro, y olivino). Es una capa sólida, aunque presenta cierta plasticidad. Es una capa intermedia entre la corteza y el núcleo. Es una capa muy activa, donde se producen corrientes de convección, causantes del movimiento de los continentes. El manto se divide en manto superior y manto inferior. Entre ellos existe una separación llamada discontinuidad de Repetti (700 km). 

La corteza terrestre.
Es la parte más superficial (la «piel» de la Tierra), donde vivimos nosotros. Es la más conocida. Tiene un espesor que varía entre los 12 km, en los océanos, hasta los 80 km en los continentes bajo las cordilleras. Está compuesta por basalto en las cuencas oceánicas y por granito y silicio en los continentes. Es una zona geológicamente muy activa ya que aquí se manifiestan los procesos internos, pero también se dan procesos externos (erosión, transporte y sedimentación) por la energía solar y la fuerza de gravedad.

Pero podemos diferenciar dos tipos de Corteza diferentes: la Corteza Oceánica y la Corteza Continental.

· Corteza Oceánica:
– Formada por rocas volcánicas (basaltos) en superficie y plutónicas (gabros) en profundidad.
– Su espesor varía entre 5 y 10 km.
– La superficie es muy homogénea (llanura abisal). Alterada por las grandes cordilleras oceánicas y las fosas marinas.

· Corteza Continental:
– Formada por rocas de todo tipo. En las zonas más profundas predominan las rocas metamórficas.
– Puede llegar a espesores de 70 km.
– La superficie es heterogénea: valles, montañas, mesetas.

Las placas tectónicas

Las placas tectónicas son fragmentos de la litosfera (parte superior del manto superior y la corteza terrestre). Estas placas son más delgadas en los océanos, donde su grosor varía de unos cuantos kilómetros (dorsales oceánicas) hasta 100 kilómetros (cuencas oceánicas profundas).

La litosfera continental tiene un grosor comprendido entre 100 y 150 kilómetros, aunque puede alcanzar los 250 kilómetros. Debajo de la litosfera, se encuentra una región del manto conocida como astenósfera, donde debido a la temperatura y presión, las rocas se encuentran fundidas, dando origen al “deslizamiento” de las placas tectónicas, son el resultado de un flujo convectivo (combinado, vertical y horizontal; ver figura) en el manto. La parte horizontal del flujo (flechas horizontales) arrastra a las placas provocando su colisión o su separación.

Figura. Movimientos convectivos en el Manto Terrestre. Tarbuck, E. & Lutgens, F., 2001: Ciencias de la Tierra: una introducción a la geología física [6ª ed.].- 540 págs. Prentice Hall, Madrid España

Las placas principales y de mayor tamaño son la placa Norteamericana, la Sudamericana, la del Pacífico, la Africana, la Euroasiática, la Australiana y la Antártica; y las placas de tamaño mediano son la placa Caribeña, la de Cocos, la de Nazca, la Filipina, la Arábiga.

Figura. Distribución de las placas tectónicas en la Tierra. Tomada de W. Jacquelyne Kious & Robert I. Tilling. This Dynamic Earth: the story of plate tectonics [en USGeological

MOVIMIENTOS DE LA CORTEZA TERRESTRE

Para dar explicación a los movimientos de la corteza terrestre, se ha desarrollado varias teorías:
* Teoría de la “Deriva Continental”, que explica el desplazamiento de las masas continentales unas respecto a otras. Será Alfred Weneger quien la desarolló a partir de observaciones empírico-racionales.
La hipótesis de Weneger dice que en la creación de La Tierra, todos los continentes estaban unidos formado un solo continente llamado Pangea, pero que los continentes se desplazaban sobre una capa más densa, pero la hipótesis se descartó debido a la enorme fuerza de fricción implicada.
Alfred Weneger reunió pruebas convincentes del movimiento de los continentes:

– Pruebas geográficas: Comparó las formas de las costas de los continentes, viendo que encajaban (sobretodo en Sudamérica y África). Por esto era lógico pensar que los continentes hubiesen estado unidos.
– Pruebas geológicas: Descubrió que los había cordilleras con la misma edad y mismo tipo de rocas en distintos continentes.
– Pruebas paleoclimáticas: Dibujó un mapa de los climas antiguos, tras estudiar el  uso de unas rocas sedimentarias, y concluyó que su distribución no tenía sentido si los continentes hubiesen estado siempre así colocados.
– Pruebas paleontológicas: Encontró fósiles de las mismas especies en distintos continentes separados por mares y océanos, como reptiles, los cuales habrían sido incapaces de atravesar el mar,

* Teoría de la tectónica de placas. Es una teoría geológica que explica la forma en que está estructurada la litosfera. Da una explicación a las placas tectónicas y a los desplazamientos que se observan entre ellas en su movimiento sobre el manto terrestre. También da explicación a la formación de las cadenas montañosas y a la localización de los volcanes y terremotos.
Uno de los principales puntos de la teoría dice que la cantidad de superficie que desaparece del manto a lo largo de los bordes convergentes de subducción, está practicamente en equilibrio con la corteza oceánica que se forma a lo largo de los bordes divergentes, mediante el proceso conocido como expansión del fondo oceánico.

El diagrama muestra que las placas son tan profundas como lo es la litosfera, que contiene la corteza y el manto superior. Las placas son rígidas y se mueven sobre la astenosfera que es la sección más suave del manto.
Los bordes donde contactan las placas se denominan fronteras de placas y allí, las placas se pueden separar, colisionar o deslizarse, una con respecto a otra. Pudiendo hablar de tres tipos:

a) Fronteras de Separación, las placas se separan de las cordilleras meso-oceánicas. Se forma una nueva corteza, como es el caso de Islandia, isla en el Atlántico norte que emergió en una frontera de separación a lo largo de la Cordillera Meso-Atlántica. Los volcanes erupcionan y la Tierra tiembla con gran regularidad.
b) Fronteras de Colisión. Se forman cuando dos placas tropiezan y el borde frontal de una de ellas se hunde bajo el borde de otra placa. El lugar donde el manto absorbe el borde de hundimiento, el calor y la presión crea volcanes y seísmos. Es el caso de rocas para formar gigantescos sistemas montañosos, tales como los Himalayas en la India.
c) Fronteras de falla. Ocurren cuando dos placas se rozan lateralmente. Las fallas son quebraduras en la Tierra. Los sismos sacuden el terreno cuando las rocas se mueven a lo largo de una falla. La Falla de San Andreas en California es una de las más conocidas.

Existen varios tipos de zonas de subducción:
– Zonas de subducción entre placas oceánicas: Las zonas chocan mutuamente y se produce la destrucción de los bordes de placa, esto termina por disminuir la superficie.
– Zonas de subducción entre una placa oceánica y una continental: La placa oceánica se introduce por debajo de la continental, originándose un plegamiento de la corteza sedimentaria, dando origen a las montañas.
– Zonas de subducción entre dos placas continentales: En este caso, debido a la densidad de las placas, no se pueden arrastrar hasta el manto, originándose un choque entre ambos. Por estos choques se producen las cordilleras y mesetas

Formación de las montañas.

Las montañas son elevaciones naturales del suelo de, como mínimo, 700 metros desde su base y se agrupan en Sierras o en unidades mayores, llamadas Cordilleras. Agrupadas en unidades pequeñas o majestuosamente grandes son, sin duda, las formaciones geológicas más espectaculares de nuestro planeta. Las montañas se forman a través de un proceso general llamado «deformación» de la corteza de la Tierra. La palabra deformación significa «doblar». Un ejemplo de este tipo de doblez proviene del proceso que describiremos a continuación.

La formación propiamente dicha, se denomina orogénesis y viene condicionada por factores internos, tales como las alteraciones de la capa terrestre y los movimientos en las placas tectónicas. En cambio los factores externos, es decir, los factores climáticos moldean la forma cónica de la montaña.

Las montañas se forman de modo general, por los plegamientos y deformaciones del relieve terrestre, que originan las placas tectónicas, al actuar o chocar entre ellas. Cuando 2 placas chocan, generalmente, una se pliega y se eleva, formando una montaña, mientras que la otra, se hunde hacia las profundidades de la Tierra. La placa que es forzada hacia abajo se derrite si sus bordes llegan hasta una profundidad con temperaturas lo suficientemente altas. Este proceso hace que la corteza se eleve, doble y deforme grandemente y de origen a las cordilleras de montañas. Generalmente, la formación de las montañas y el manto de subducción van juntas.

Este proceso se ilustra en la figura. La placa de la litósfera que aparece a la derecha se haya bajo subducción, mientras que la fuerza de colisión gradualmente hace que la placa a la izquierda se doble completamente. 

AGENTES GEOLÓGICOS INTERNOS

Los Terremotos

Los terremotos son temblores de tierra, en forma de sacudida brusca y pasajera de la corteza terrestre producida por la liberación de energía acumulada en forma de ondas sísmicas. La que profundidad se encuentre este punto y la potencia de las ondas sísmicas son los factores que determinan la magnitud de un terremoto en la superficie terrestre.
Estos movimientos bruscos se producen por la energía que se acumula cuando una placa trata de moverse pero no puede. La intensidad del terremoto depende en gran medida del tipo de material de la corteza, si es un material muy duro hará que el movimiento sea más difícil por lo que se acumulará mucha más energía que en una zona con material más blando, el cual cederá antes.
El lugar donde se produce el terremoto se conoce como hipocentro y su proyección en la superficie se conoce como epicentro. Desde el hipocentro se libera una gran cantidad de energía, que como se ha mencionado antes, se traduce por medio de ondas sísmica, las cuales pueden ser de 3 tipos: ondas longitudinales primarias, ondas transversales secundarias y ondas superficiales.

  • Ondas longitudinales primarias (P): Se llaman así porque son las primeras en ser detectadas por los sismógrafos, porque se propagan más rápidamente (de 8 a 13 km/s)
  • Ondas transversales secundarias (S): Estas son las segundas más rápidas (de 4 a 8 km/s)
  • Ondas superficiales: Estas son las más dañinas, se propagan a partir del epicentro por la superficie de manera similar a las olas del mar.

Las ondas P y S nos han ayudado a descubrir la estructura interna de la tierra. Las ondas S no son capaces de atravesar los materiales de los que está compuesto el núcleo, dejando una zona de sombras. Las ondas P si son capaces de atravesar todo el interior de la tierra, pero su velocidad y dirección se ven muy afectadas.

La intensidad de las ondas sísmicas se mide utilizando la escala de Richter. Esta escala se rige por una complicada ecuación logarítmica que tiene en cuenta la amplitud de las ondas recogidas por el sismograma; y la diferencia de tiempo entre el registro de las ondas P y las ondas S. Y por un aumento exponencial según los daños ocasionados.

Otras manifestaciones de las ondas sísmicas son los Tsunamis o maremotos. 
Son olas de gran tamaño y energía producidas por el movimiento de la corteza terrestre.
A medida que las olas se acercan a la costa, disminuye su profundidad y las crestas se van haciendo cada vez más altas.

Los Volcanes

Un volcán es  una abertura en la superficie terrestre, a través de la cual emerge lava (erupción). Posteriormente la lava se solidifica junto a la abertura, formándose elevaciones. Una erupción volcánica es una emisión violenta en la superficie terrestre de materias procedentes del interior de un volcán. Son la consecuencia del aumento de temperatura en el magma situado en el interior del manto. Actualmente no se conoce ningún tipo de método para preever las erupciones volcánicas ya que no constan de ninguna periodicidad, aunque suelen ser posteriores a algún movimiento sísmico o a alguna emisión de fumarolas. 

Un volcán está dividido en varias partes:
– Cámara magmática: Donde se acumula el magma.
– Chimenea: Conducto por donde salen todos los productos volcánicos al exterior.
– Cráter: Orificio de salida situado al final de la chimenea.
– Cono volcánico: Montículo formado por la acumulación de residuos volcánicos arrojados por el volcán.
– Colada de lava: Ríos de lava originados en el cráter que recorren el cono volcánico.

Se pueden producir volcanes en la corteza oceánica si los puntos calientes se mantienen fijos durante millones de años, estos volcanes se mantienen activos, por ejemplo la isla de Hawaii o el parque de Yellowstone. Existe otro tipo de volcanes, situados en las zonas de subducción. Ocurre por la penetración de la capa litosférica oceánica en el manto, creándose una fosa oceánica. Parte del material que reside en el manto sube a la superficie, formando zonas de vulcanismo activo.

Por su actividad los volcanes se clasifican en:

  • Volcanes activos: Son aquellos que han entrado en erupción los últimos 10 000 años. Sin embargo, en cualquier momento pueden entrar en actividad eruptiva presentando o no manifestaciones internas o externas, como actividad sísmica y expulsión de material. La mayor parte del tiempo, permanece en reposo. Ejemplos: el Volcán Cotopaxi en Ecuador y el Monte Vesubio, en Italia a 9 km al este de Nápoles.
  • Volcanes inactivos: Estos volcanes no han tenido algún evento eruptivo o frecuente actividad volcánica desde hace mucho tiempo. Sin embargo, algunos mantienen ciertos signos de actividad debido a la presencia de aguas termales. También tienen fumarolas. Ejemplos: Monte Fuji, en la isla de Honshu (Japón) y el Volcán Xitle, ubicado en la ciudad de México.
  • Volcanes extintos: Presentan baja posibilidad de presentar actividad volcánica. Su última erupción pudo producirse hace más de 25 000 años. No presentan suministro de magma en su cámara magmática pues fueron alejados de su fuente por el movimiento de las placas tectónicas. No obstante, no se debe descartar la posibilidad de que puedan entrar en erupción en alguna ocasión. Ejemplos: Fuya Fuya, al norte del Ecuador o el Chalupas en la provincia de Napo, Ecuador.

Por el tipo de erupciones, se clasifican en:  

Hawaiana: Presente en volcanes con volcanismo lávico, producidos por una fisura del terreno bastante larga. Tienen lavas muy fluidas, no se producen desprendimientos de gases explosivos. La lava se desliza con facilidad creando un cono volcánico. Recibe su nombre por los volcanes de Hawaii.

Estromboliana: Presenta una erupción constante, acompañada de residuos explosivos y coladas de lava. Sus erupciones emiten gases abundantes y violentos, pero no producen cenizas. Sus conos volcánicos se forman cuando la lava rebasa el cráter. Su nombre proviene de Stromboli, volcán de las islas Lípari.

Vulcaniana: Desprenden grandes cantidades de magma poco fluido que se consolida con rapidez, por eso produce explosiones fuertes con lava ácida y muy viscosa que producen mucha ceniza. Su nombre proviene del volcán Vulcano de las islas Lípar.

Pliniana: Recibe el nombre de Plinio el joven, que fue el que primero las descubrió. Esta erupción produce explosiones muy violentas. Forma nubes ardientes en forma de hongo o pino, las cuales precipitan lluvias de ceniza al enfriarse, que pueden llegar a sepultar ciudades. Como ocurrió en Pompeya. 

Peleana: Recibe el nombre del volcán Pelée, tiene una lava extremadamente viscosa que se consolida con gran rapidez, llegando a tapar el cráter, pero la enorme presión de los gases destroza el tapón formando una gran aguja rocosa.

Krakatoana: Recibe el nombre del volcán Krakatoa. Estas erupciones se deben a que la lava que asciende es muy viscosa y está a una temperatura muy baja, por lo que va cerrando al enfriarse, la abertura del cráter, lo cual va acumulando gases que finalmente generan una gran explosión con la voladura de parte del cráter.

AGENTES GEOLÓGICOS EXTERNOS

El motor de estos agentes es la energía del Sol que ocasionan el modelado del relieve destruyéndolo o mejor dicho rebajando las zonas altas y rellenando las bajas.

El modelado del relieve

El paisaje experimenta cambios que van modificando el relieve de la superficie terrestre, debido a la alteración de las rocas por la acción de los agentes geológicos externos. Estos cambios se producen con tanta lentitud que pasan casi inadvertidos ante nuestros ojos.
Hacen referencia al origen de la fuente que los activa, la energía del Sol.
Los agentes geológicos externos pueden ser pasivos o activos:

  • Pasivos: producen la disgregación de la roca, pero no movilizan esos fragmentos. Son los agentes atmosféricos: temperatura, humedad, oxígeno, etc.
  • Activos: capaces de fragmentar una roca y movilizar los fragmentos.

Son: el agua.

§ Lluvia: desgasta el suelo y arranca pequeños fragmentos, que son arrastrados.
§ Aguas continentales superficiales que, en forma de torrentes, ríos, etc. Actúan con distinta intensidad.
§ Hielo en las zonas glaciares y periglaciares.
§ Aguas marinas, por la acción de las olas y las corrientes, es la abrasión.
§ Aguas subterráneas procedentes del agua de lluvia que se filtra al interior.
Los seres vivos como la vegetación rompe las rocas con sus raíces y fija el suelo de las montañas, con lo que impide que sea arrastrado por las lluvias. Además, las actividades humanas modifican y cambian el paisaje.

Los ríos son canales de agua de caudal permanente, que, no obstante, puede variar dependiendo de las estaciones. En un río se distinguen tres tramos o cursos: alto, medio y bajo. Curso alto: predomina la erosión, que crea valles en forma de “V”. Curso medio: se produce principalmente el transporte de materiales, y el valle ensancha. Curso bajo: tiene lugar la sedimentación. Las aguas subterráneas contribuyen con su acción a la formación del paisaje kárstico: cuevas y cavidades y pasadizos internos más o menos horizontales, que se denominan galerías. En las zonas donde existen nieves perpetuas, estas pueden adquirir un grosor considerable y transformarse en hielo. Cuando el hielo se desliza por la superficie del terreno hacia zonas más bajas por la acción de la gravedad, constituye un glaciar.

Acción erosiva del mar se produce fundamentalmente por medio de las olas, que baten contra las costas rompiendo y disolviendo las rocas. La erosión marina produce dos tipos de costa: Rectas, cuando las rocas que la forman son homogéneas. Con entrantes y salientes, cuando las rocas que la componen son heterogéneas.

El viento.

Arrastra pequeñas partículas que al golpear contra las rocas las desgasta. La erosión producida por el viento, se denomina erosión eólica.

Procedimientos:

La meteorización, es el conjunto de modificaciones que experimentan las rocas por efecto de los gases que contiene el aire atmosférico y de las variaciones de temperatura. Se distinguen dos tipos: Meteorización física: rompe la roca en fragmentos más pequeños sin alterar los minerales que la forman. Se dan varios procesos:
Ø Dilatación-contracción de la roca, por la acción en cuña del agua al congelarse en las hendiduras. Este fenómeno se conoce como gelifracción.
Ø Acción de los seres vivos, como las raíces y los animales, que perforan la tierra (lombrices, hormigas o topos) y, especialmente, la actividad humana.
Meteorización química: disgrega la roca provocando cambios en los minerales que la constituyen, debido a las reacciones químicas entre los gases atmosféricos y los minerales de la roca. Los principales procesos químicos son:
 Ø Acción del CO2 atmosférico en las rocas calcáreas.
Ø Oxidación o acción del O2 atmosférico disuelto en el agua sobre las rocas.

Erosión: desgaste y rotura de las rocas superficiales por la acción de los agentes geológicos externos. El viento y el agua, en todas sus formas, erosionan la morfología del paisaje.

Transporte: proceso mediante el que los fragmentos erosionados se transportan hacia zonas más bajas. El transporte siempre lleva consigo erosión.

Sedimentación: depósito de los fragmentos y de los productos resultantes de su alteración en zonas bajas de los continentes y, sobre todo, en los océanos. Los depósitos acumulados dan lugar a sedimentos, dispuestos en capas generalmente horizontales, denominadas estratos. Después de millones de años los estratos darán lugar a las rocas sedimentarias.

La acción del hombre sobre el relieve

El hombre lleva a cabo funciones geológicas externas, algunas de ellas de suma importancia. En ocasiones para destruir la roca y en otras para construir con ellas.

El hombre forma parte del conjunto del medio ambiente, sin embargo su actividad cotidiana produce grandes cambios, proceso que se ha ido desarrollando a lo largo de muchos años y podemos resumirlos en:

  • Cambios de aspecto en el paisaje, la extensión de los cultivos produce cambios importantes en el paisaje.
  • Realización de obras: edificios, caminos, canales, puentes, tendidos eléctricos, etc.
  • Industrialización, con la revolución industrial, provocó cambios radicales en el medioambiente a un nivel que hasta el momento nunca se había conocido y que ha ido creciendo hasta nuestros días.
  • Crecimiento demográfico, que obliga al ser humano a colonizar nuevos territorios y cambiarlos en su propio beneficio.
  • Agricultura y ganadería: pérdida de bosques, aumento de la erosión y disminución de la producción de oxígeno. Desaparición de la flora y la fauna naturales. Impacto visual por la parcelación de los terrenos.
  • Extracción de recursos: erosión del terreno, contaminación del suelo y del subsuelo.
  • Industria: contaminación atmosférica y de las aguas, lluvia ácida, gases de efecto invernadero.
  • Producción de energía: Impacto visual, contaminación atmosférica (centrales térmicas), destrucción de ecosistemas terrestres (presas), generación de radiaciones y residuos muy peligrosos (centrales nucleares).

LOS CONTINENTES

Por definición, los continentes son grandes masas de tierra separadas por agua.

Cuando hablamos de «continentes» nos referimos a extensiones de tierra que hay repartidas por nuestro planeta. Estas deben ser lo suficientemente grandes como para que sean consideradas un continente (una isla o un pequeño país, por ejemplo, no se considerarán continentes). Aunque es cierto que la división entre continentes como Asia y Europa, por ejemplo, es imaginaria, es decir, se ha establecido una frontera política entre ambos territorios debido a las diferencias étnicas, culturales, religiosas y de idiomas.

Por tanto, tenemos que tener en cuenta que los continentes del mundo están diferenciados, también, por motivos territoriales y políticos, por eso hay zonas como Europa y Asia o Asia y África que no están del todo bien separados pero que, igualmente, son continentes diferenciados.

La teoría más aceptada establece la existencia de 7 continentes (el más aceptado): África, Asia, Europa, Australia, América del Norte, América del Sur, Antártida.

  • Asia. El más grande. Superficie: 144.579.000Km2 (30% de la superficie terrestre). Población: 4.500 millones de personas (60% de la pobl  ación mundial). Incluye la economía más grande del mundo: China. Su clima es seco, pero varía desde el clima ártico hasta tropical.
  • África. Superficie: 30.370.000 Km2 (20% de la superficie terrestre). Población: 1.225 millones de personas. Su clima es caluroso y desértico al norte. Tiene la mayor variedad de animales grandes del mundo.
  • América del Norte. Superficie 24.709.000 Km2. Población: 579 millones de personas.
  • América del Sur. Superficie 17.840.000 Km2. Población: 420 millones. Clima: desértico a selvático.
  • Antártida. El más frío. Superficie 14.000.000 Km2. Población: alrededor de 1000 científicos e investigadores. Uso reservado como base científica. Clima inhóspito.
  • Europa. Superficie 10.180.000Km2. Población: 740 millones. Clima oceánico. Se encuentran países transcontinentales como Turquía.
  • Australia. El más pequeño. Superficie 8.600.000Km2. Población: 35 millones de personas. Clima tropical árido. Es el hogar de sorprendentes especies endémicas como koala, ornitorrinco, canguro o equidna.

Cuando hablamos de «continentes» nos referimos a extensiones de tierra que hay repartidas por nuestro planeta. Estas deben ser lo suficientemente grandes como para que sean consideradas un continente (una isla o un pequeño país, por ejemplo, no se considerarán continentes). Aunque es cierto que la división entre continentes como Asia y Europa, por ejemplo, es imaginaria, es decir, se ha establecido una frontera política entre ambos territorios debido a las diferencias étnicas, culturales, religiosas y de idiomas.

Por tanto, tenemos que tener en cuenta que los continentes del mundo están diferenciados, también, por motivos territoriales y políticos, por eso hay zonas como Europa y Asia o Asia y África que no están del todo bien separados pero que, igualmente, son continentes diferenciados.

PRINCIPALES ELEMENTOS GEOLÓGICOS DE LA TIERRA
A) Terrestres

¿Cuáles son las principales formas del relieve terrestre? Seguro que ninguna de las palabras que veremos a continuación es nueva para ti y ya tienes una idea de lo que son. Las principales formas de relieve son : llanuras, depresiones, valles, mesetas y montañas. Vamos a ver una imagen de cada una de ellas al tiempo que explicamos lo que son.

Una llanura es una gran extensión de terreno plano sin elevaciones. Puede ocupar grandes extensiones (a veces todo un país o una región) y normalmente se encuentra próxima al mar.

Una depresión es una gran llanura que se encuentra rodeada de montañas. Normalmente por su zona central discurre un río y termina en el mar. En España tenemos dos importantes depresiones que toman el nombre de los ríos que las recorren: la depresión del Ebro y la del Guadalquivir. No te importe si no puedes leer la información de los mapas. Fíjate en las zonas verdes de ambas imágenes, que son las depresiones, rodeadas de zonas marrones que son montañosas.

Un valle es una zona baja y estrecha entre montañas, por cuyo fondo discurre un río. Para que te hagas una idea, puede decirse que es una depresión pero que tiene poca anchura.

Una meseta es una extensión llana pero elevada. Puede ser de pequeñas dimensiones, pero también puede ocupar una gran extensión de terreno como sucede en el caso de España, ya que todo el interior de la Península Ibérica está ocupado por una gran meseta.

Una montaña, seguro que lo sabes, es una elevación del terreno. A veces usamos distintas palabras para referirnos a ellas según su tamaño y altitud: colina, cerro, monte, montaña… Es muy raro encontrar montañas aisladas, y normalmente se agrupan formando sierras, que son conjuntos de montañas alineadas en la misma dirección. Cuando varias sierras aparecen relativamente cerca unas de otras decimos que forman una cordillera o sistema montañoso.

Curiosidades: Las 10 formaciones geológicas más increibles del mundo

B) Marinas

La formación geológica marina, es la continuación submarina de los continentes, y en ella abunda la vida vegetal y animal, por lo que es de gran importancia económica.
Morfológicamente, son áreas relativamente planas, donde pueden llegar a prolongarse los valles submarinos desarrollados inicialmente en los márgenes continentales. En estos ambientes se identifican los valles paralelos al margen continental.

El talud continental. 
Es un abrupto escalón que une la plataforma continental con las llanuras abisales. Su pendiente media es de 5° a 7° grados. En ese declive podemos encontrar gigantescos cañones submarinos, grandes montañas y profundos valles submarinos.
En él se producen grandes deslizamientos, pues su origen está en la acumulación sucesiva de sedimentos procedentes desde los continentes más cercanos.

Llanuras abisales
Al pie del talud continental, y hasta una dorsal o una fosa oceánica, se extienden las llanuras abisales. Son las principales zonas de sedimentación del planeta, por lo que se encuentran cubiertas por una espesa capa de sedimentos marinos y continentales.

Dorsales oceánicas
Son grandes elevaciones submarinas situadas en la parte central de los océanos. Tienen una altura media de 2.000 a 3.000 metros, y poseen un surco central por donde fluye el magma de manera constante, formando nuevos volcanes.
Las fosas se forman en las zonas de la corteza en la que convergen dos placas litosféricas. La de mayor densidad se introduce (subduce) bajo la otra. El resultado es una gran depresión en el suelo submarino. Las zonas de subducción están asociadas a una intensa actividad sísmica producto de las tensiones, compresiones y rozamientos de las dos placas. Los grandes terremotos y los tsunamis de Japón e Indonesia están causados por este fenómeno.
Con respecto a las Costas, podemos considerar que el relieve se clasifica, según sean las aguas del mar las que se internan en la tierra o sea la tierra que se interna adentro del mar. Depende a esto se clasifican en: entrantes y salientes.

En ellos podemos destacar los siguientes elementos, denominados Accidentes costeros como:

Bahía es una entrada de un mar, océano o lago, rodeada por tierra, excepto por una apertura, que suele ser más ancha que el resto de la penetración en tierra adentro. Por sus características de aguas tranquilas y protegidas, se utilizan para la construcción de puertos pesqueros.

Islas y Archipiélagos
Un archipiélago es una formación de tierra geológica específica que se compone de varias islas. Se le conoce como una cadena de islas o un grupo de ellas. Su formación podría ser el resultado de diversas actividades geológicas, incluida la actividad volcánica, la erosión y las inundaciones:

  • La mayoría de los archipiélagos ubicados en los océanos son el resultado de la actividad volcánica. Estas formas de tierra comienzan a tomar forma a medida que los volcanes submarinos entran en erupción y liberan lava , a medida se enfría, se convierte en roca sólida.
  • La segunda causa es que la erosión se consume en una vasta masa continental, creando pequeñas islas durante un largo período de tiempo. Todos los archipiélagos están formados por una cadena o un grupo de diferentes islas independientes. Se clasifican en diferentes tipos: fragmentos continentales, islas continentales e islas oceánicas.
  • Un fragmento continental ocurre cuando la actividad tectónica de las placas provoca la ruptura de la tierra a partir de una masa continental. Las islas resultantes pueden ocurrir a cientos de kilómetros de la costa de la masa terrestre original. Algunas teorías sugieren que las islas en el este de Indonesia (un archipiélago) se formaron como resultado de la fragmentación continental.

Podemos hablar de dos tipos de islas:
a) Islas continentales, que describe a cualquier isla dentro del área continental. Un ejemplo son las islas Kerguelen, en la parte sur del Océano Índico.
b) Islas oceánicas, pues no se encuentran dentro de una plataforma continental. Su origen, casi siempre es de tipo volcánico. Un ejemplo de ello son las islas de Hawai, las islas Aleutianas o las Antillas Menores. 

Cabos y penínsulas
Una península (del latín, paenīnsula, “casi isla’) es una extensión de tierra que está rodeada de agua por todas partes excepto por una zona o istmo que la une al continente.
Las penínsulas varían mucho en tamaño, yendo desde las penínsulas continentales (como Europa o grandes penínsulas (ibérica o itálica) , hasta llegar a algunas tan pequeñas en relación al continente.
Cuando las penínsulas son accidentes más pequeños, desde un punto de vista local, se las denomina cabo o punta, pudiendo ser rocosas o arenosas. También se le denomina a una parte de la costa que se adentra en el mar.

Golfos.
La diferencia con respecto al cabo es:
 – que un cabo es una masa de tierra, se proyecta hacia el interior del mar. y un golfo es una gran porción del mar que se interna en la tierra.
Por lo tanto un cabo es la masa de tierra que tiene forma de punta, mientras que el golfo está compuesto por dos puntas (dos cabos). El golfo es más grande que una bahía. 

Rías y fiordos.
Qué diferencias hay entre ambos:
1. Fiordo: Es un valle excavado por un glaciar que luego ha sido invadido por el mar, dejando agua salada. Normalmente son estrechos y están bordeados por empinadas montañas, que nacen bajo el nivel del mar.
Se encuentran en lugares donde los glaciares (presentes o pasados) han llegado al nivel (actual) del mar. Se forman cuando un glaciar llega al mar y se destroza la montaña. Esto deja a su paso un valle, que queda inundado. Suelen ser largos, estrechos y de gran profundidad.
Los países con más fiordos son Noruega y Chile.

2. Ría: Una ría es  una de las formas que puede adoptar la desembocadura de un río, cuando un valle costero queda sumergido bajo el mar por la elevación del nivel de agua. Es un brazo de mar que se interna en la costa y que está sometido a la acción de las mareas.
A diferencia de un fiordo, que es profundo y de escarpadas laderas ya que fue erosionado por un glaciar , una ría designa un valle no glaciar de un río costero inundado por la elevación del nivel del mar.

Ejercicios interactivos

Webs consultadas:

http://recursos.cnice.mec.es/biosfera
https://sites.google.com/site/nuestroplanetalatierrra
http://cidbimena.desastres.hn/
Universidad de Costa Rica: https://rsn.ucr.ac.cr/documentos/educativos/geologia/
http://www.quimicaweb.net/grupo_trabajo_ccnn_2
https://elblogverde.com/
https://www.nosabesnada.com/naturaleza/como-se-forman-las-montanas/
http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/ecoblog/msuaump
https://gma.icm.csic.es/sites/default/files/pdf/Introducccion-a-la-geologia-marina.pdf
http://ginerccss.blogspot.com/2015/11/las-formas-del-relieve-marino.html

SOFTWARE EDUCATIVO PARA PRACTICAR

El hombre, la tierra y el medio ambiente para la Junta de Extremadura – Educarex – por J.A. Regadón Mateos
El modelado del relieve. Transformaciones geológicas internas de Atenex-Junta de Extremadura.
Laboratorio virtual sobre Transporte geológico de Atenex-Junta de Extremadura
La Tierra en Cuadernia
Las Placas tectónicas por Atenex-Junta de Extremadura
Tectónica de las placas por José Antonio López Martin para el Intef (ntic.educacion.es)
Tectónica de placas por Atenex-Junta de Extremadura.
Terra Nostra por Javier Medina Domínguez y Javier Pariente Alonso para el ITE (ntic.educacion.es) sobre la diversidad geológica de la Comunidad de Madrid.
Terremotos y volcanes en Cuadernia – Consejería de Castilla La Mancha.
Volcanes de Atenex-Junta de Extremadura

VOCABULARIO BÁSICO DEL TEMA

Chimenea: es el conducto por donde sale el magma de los volcanes a la superficie.
Corteza Terrestre: es la capa rocosa externa de la Tierra.
Cráter: abertura de un volcán por la que salen los materiales incandescentes, gases y el vapor de agua.
Epicentro: punto de la superficie terrestre situado en la vertical del foco o hipocentro de un movimiento sísmico y donde este adquiere su máxima intensidad.
Falla: fractura de un estrato de la corteza terrestre debida a fuerzas verticales u horizontales que producen el desplazamiento de uno de los bloques con respecto al otro.
Hipocentro: foco o punto del interior de la corteza terrestre en el que se origina un movimiento sísmico.
Lava: material magmático fundido que expulsa un volcán o la erupción de una fisura volcánica sobre la superficie terrestre donde se enfría y solidifica.
Litosfera: capa externa y rígida de la Tierra, de profundidad variable entre los 10 y los 50 km, constituida básicamente por silicatos e integrada por la corteza y parte del manto.
Manto: capa sólida de la Tierra situada entre el núcleo y la corteza.
Núcleo: parte central de una cosa material.
Orogénesis: proceso de formación de las montañas.
Placa tectónica: parte rígida de la litosfera que flota sobre la astenosfera y cuya zona de choque forma los cinturones de actividad volcánica, sísmica o tectónica.
Seísmo: serie de vibraciones de la superficie terrestre generadas por un movimiento brusco y repentino de las capas internas (corteza y manto).
Sismógrafo: instrumento para registrar la intensidad, duración y otras características de los temblores de tierra durante un terremoto.
Tsunami: ola de grandes dimensiones originada cerca de la costa por un seísmo o erupción volcánica submarina, que puede desplazarse a una velocidad de hasta 50 km/h en cualquier dirección.
Volcán: abertura o grieta de la corteza terrestre conectada a una cámara magmática del interior de la Tierra por un conducto o chimenea; los materiales incandescentes, gases y vapor de agua se expulsan a través del cráter o abertura y se van depositando y solidificando alrededor.