Art 44. Observación y modificación de las disfunciones de los tejidos blandos de la boca y labios.

Visitas de hoy: 1
Total de visitas: 37394

Autora:
Matilde de Abelleyra
Prof. Nac. de Escultura de la Esc. Nac. de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón
Fonoaudióloga
mabelleyra@arnet.com.ar
Argentina

Este procedimiento está pensado para trabajar en siete sesiones de una hora de duración y con una frecuencia de una vez por semana. Está compuesto por una serie de movimientos estructurados de tal forma que no son ejercicios aislados sino que conforman un todo único evitando de ese modo que los tratamientos se alarguen desmedidamente y se vuelvan tediosos. En los esquemas podrán observar los músculos
y huesos con los que trabajo.
En la primera sesión observo la lengua y su desplazamiento lateral, hacia arriba y hacia abajo, el labio inferior y como sobrepasa la línea media, el superior en su acortamiento De la deglución observo principalmente si succiona las comisuras labiales y si aparece el ruido a succión. Como se va desplazando sobre la lengua el alimento, la rotación de la lengua sobre si misma y la ubicación de la punta de la lengua en el acto de tragar. Para ello desplazo con mi pulgar el labio inferior. (Esquema Nº 1).

Al finalizar estas pruebas le muestro la “Boca gigante”, y mientras él come yo imito con este objeto lo que él hace. Inmediatamente le explico
como se lleva a cabo una deglución adecuada explicándoselo con estas palabras:
“En la boca gigante la lengua hace como una grúa llevando la comida hacia los molares, allí junto con las muelas le pega golpecitos formando el bolo, una vez que el bolo está listo los músculos cigomáticos con su estiramiento y la misma lengua se encargan de ubicarlo en la base de la lengua. En este momento el hueso hioides rotando hacia arriba
sobre su eje transversal inclinando la base de la lengua y elevando la punta que se aplica al paladar. La lengua hace como una ola y la comida cae a las fauces ayudada ahora por el ascenso del hueso hioides y tragamos”. Todo esto lo digo mientras voy moviendo los camioncitos que componen la boca gigante y representan a cada uno de estos movimientos.
En esta primera sesión él realiza el movimiento de rotación lateral de la lengua con un alimento en la punta como si la lengua fuera una grúa.
En la segunda sesión me ocupo de estimular los fascículos naso-labiales del orbicular superior de los labios y él notará que se remarcan los bordes del surco del filtrum y aparece mayor irrigación sanguínea en la zona después del juego.
Para jugar la Tip-Tap debe desplazar hacia abajo el tabique nasal mientras intenta elevar las comisuras labiales acortando los cigomáticos diciendo Tip (Esquema Nº 4). De la misma forma dice Tap.

El juego consta de siete parejas de cartas con distintos dibujos que deberá asociar velozmente. Cada jugador da vuelta una carta a la orden del director que dice “tip”observando atentamente si se produce alguna asociación, en ese caso, el primero que dice “tap” se las lleva..En caso de empate, el premio quedará para el próximo ganador.
La rápida asociación del estiramiento, la pronunciación y la aparición sorpresiva de la figura semejante, todo al mismo tiempo, provocan la estimulación de los fascículos en cuestión y el labio superior se estira. También puede invertirse el movimiento utilizando el frenillo mentoniano para decir “tap”, utilizando los músculos del mentón.
Este estiramiento lo fijamos con un juego de lotería dónde al llenar una línea comerá haciendo la grúa y estirando el labio superior. También va a notar la elevación de la punta de la lengua cada vez que desciende el labio superior preparándose para el movimiento de elevación de la punta al tragar.
En la tercera sesión le hago conocer al hueso hioides y al aparato hial. Lo observa balanceándose desde la base del cráneo pendiendo de la apófisis estiloides y como un aparato capaz de desplazar la lengua hacia delante y hacia atrás a modo de un trapecio de los que hay en el circo. Agrego entonces, al primer movimiento lateral de la lengua, este concepto logrando que este movimiento se realice desde la base de la
lengua lo que provoca la retracción y lateralización de la misma. Todo al mismo tiempo.
Para fijarlo, utilizo un juego de adivinanzas y otro de memoria.
En la cuarta sesión nos ocupamos de darle forma al bolo como un modelado que hace la lengua por medio de suaves golpecitos en la comida mientras se realiza la trituración y la insalivación.
Los juegos que se utilizo para fijarlo son los de mímica y el ludo.
En la quinta sesión nos ocupamos de ubicar el bolo en la base de la lengua, una vez formado, la misma lengua y los músculos cigomáticos con su estiramiento lo empujan hacia la zona justo debajo de la úvula. En la base de la lengua.
Utilizo además de galletitas caramelos de gelatina y lo fijo con juegos de asociación rápida de imágenes y de ingenio.
En la sexta sesión formamos el bolo con un caramelo de gelatina, lo ubicamos debajo de la úvula y lo mantiene allí hasta que aparece la saliva y las ganas de tragar. Espera un momento y realiza el movimiento notando claramente que este movimiento se da cerca del cuello y no cerca de los dientes. Lo probamos varias veces haciéndolo cada vez más
rápido. En esta sesión le hablo sobre la respiración.

Le hago notar en él el modo adecuado de respirar, el movimiento diafragmático y la contracción de los músculos intercostales externos. Va ubicando las manos todo a lo largo del reborde costal donde se inserta el diafragma mientras juega a las adivinanzas o a cumplir prendas.
La séptima sesión es de repaso de todos los movimientos y busco integrarlos en uno adecuado a él y cómodo.

Visualizar el PDF